5 de mayo de 2020

Algunas trail de los 80 y 90 que marcaron el rumbo. 2- Monocilíndricas +400cc: Yamaha XT (I) y la creación del concepto


Algunas trail de los 80 y 90 que marcaron el rumbo.
2- Monocilíndricas +400cc: Yamaha XT (I) y la creación del concepto

Creo que es "de ley" comenzar a escribir del Trail empezando por las monocilíndricas de 400cc y mas, las que iniciaron el concepto. En apenas una década hubo una impresionante eclosión de modelos y subcategorías, cada vez mas potentes, cada vez mas evolucionados, al amparo de la sencillez de su motor, de su relativa ligereza y, por supuesto, del fenómeno París-Dakar. Para intentar contar qué significó aquello me voy a centrar en una marca y unas siglas que pusieron las bases del concepto Trail: Yamaha XT. Así que permitidme que me salte el título de estos artículos y vaya al año 1976, a Estados Unidos, cuando llegó a ese mercado la Yamaha XT 500.

Yamaha XT 500, 1976


La evolución del Scrambler al Trail
A principios de los 70 en Estados Unidos triunfaban las motos "duales", válidas para campo y montaña en una proporción cercana al 50-50. Ya las había grandes y pequeñas, derivadas de motos de carretera (Scrambler), con un carácter muy de asfalto. Pero como los usuarios querían acercarse mas al campo, empezaron a fabricarse modelos creados desde cero o derivados de modelos de enduro. Estas eran de dos y cuatro tiempos de pequeña-media cilindrada (menos de 400cc) y estaban equipadas con escapes silenciosos, luces grandes, intermitentes, batería y retrovisores, que las homologaban como "street legal" y permitían salir a dar paseos por montaña, por asfalto o, sencillamente, ir a por el pan desde tu casa en la urbanización típica de las películas. Y ahí es cuando Yamaha decidió dar "un paso mas" con una moto dual de "gran cilindrada" (recordad la época de la que hablamos ¿vale?). Desarrollaron un motor monocilíndrico de cuatro tiempos y 500cc, un concepto abandonado desde que las arcaicas marcas inglesas fueron sucumbiendo al despliegue japonés, pero sin arriesgar demasiado: carrera casi cuadrada (87x84mm), dos válvulas por cilindro movidas por un árbol de levas, cárter seco y una potencia declarada de 32cv. El chasis era lo habitual entonces, un simple cuna con suspensiones "largas" de 195/145mm con amortiguadores de gas atrás, aunque con la novedad de utilizar la viga delantera como depósito de aceite. El depósito era de 9 litros y el equipamiento bastante completo, con dos relojes (velocímetro y cuenta rpm), intermitentes y caja portaherramientas, pero aun así el peso quedaba en unos contenidos 140kg declarados en seco. Había nacido el concepto Trail, una moto sin miedo a la montaña ni a largas tiradas por asfalto a buen ritmo.


La XT 500 salió en 1976 e inmediatamente se convirtió en un éxito en EE.UU., pero lo mejor es que también en Europa. Llegó al año siguiente y el algo cansado aficionado europeo fue atraído por una moto que no tenía un motor de varios cilindros ni gran potencia, una moto ligera y sencillísima de conducir y mantener. Comparada con las enduro a las que se parecía, la XT 500 permitía salir al monte casi como ellas, pero con la posibilidad de rodar por carretera largas tiradas gracias a su motor 4T, además de ser mucho mas cómoda y estar totalmente equipada para el día a día, con pasajero incluido.


Si con ello ya tuvo mucho ganado, cuando realmente se convirtió en un fenómeno fue cuando Europa miró hacia África y miles de ávidos aficionados se dirigieron allí buscando aventura. Se comenzaron a celebrar carreras en los grandes desiertos del norte africano, donde una "todo terreno" con motor cuatro tiempos de gran cilindrada pudo aplicar todo su potencial y robustez. Tanto fue así que el año del debut del París-Dakar original en 1979 (creado por Thierry Sabine, que se perdió por el desierto con una XT 500, algo que le hizo idear la carrera) dos XT 500 subieron a lo mas alto del podium... y recuerdo que aquel año la clasificación era conjunta coche-moto. La tercera también fue una moto, una Honda XL 250 que poco tenía que hacer contra el "poderío" de los motores 500. Entre los diez primeros hubieron cinco motos, y tres eran XT 500. En 1980 ya hubo clasificaciones separadas pero todavía fue mejor para Yamaha, con ¡cuatro! XT 500 entre los cuatro primeros y seis entre los diez, gracias sobre todo a la buena vista comercial del importador de Yamaha en Francia, Sonauto, que montó un potente equipo semioficial. Todo un éxito que impulsó las ventas del bello y económico modelo... y obligó a sus rivales japoneses a ponerse las pilas.



Yamaha XT 550, 1982
Tres años después, 1979, Honda sacó la primera XL 500 (la S, con llanta de 23" delante) y en 1980 Suzuki presentaba la muy todoterrenera DR 500 S, ambas con motores de cuatro válvulas, descompresores automáticos que facilitaban el arranque (a palanca, como Dios manda) y, casi mas importante, eje de equilibrado que mitigaba las vibraciones. Así que a Yamaha le tocó sacar en 1982 una moto similar: la XT 550. El motor era totalmente nuevo (558cc, 92x84mm), con eje de equilibrado, cuatro válvulas, doble salida de escape, encendido CDI y un novedoso carburador doble YDIS, con una parte funcionando a depresión y el otro en "tiro directo". Rendía 38cv. La moto tenía mucho de lo aprendido con las IT e YZ de dos tiempos (cantilever atrás, suspensiones de largo recorrido 201/186mm), pero la evolución de las trail, modelos que estaban totalmente de moda gracias al Dakar, hicieron que esta bella y sencilla estéticamente 550 apenas estuviera dos años en el mercado, había que hacer sitio a la "estética enduro"... y a la Teneré.

Yamaha XT 550, campeona del Mundo con Eddy Hau




Aquí el enlace a Trail mono +400cc: Yamaha XT (II) y las "repli-enduro" y "repli-Dakar"


No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.